Inicio » Albinismo » No hay color

Sígueme en:

Suscribete:




Categorías

No hay color

Tanto entre los aficionados a la botánica y a las orquídeas en particular, los que sencillamente gustan de fotografiarlas como los que se aventuran a su cultivo o van más allá interesándose por rasgos de clasificación y taxonomía en profundidad, sigue existiendo cierta diversidad de uso de los términos referidos a los distintos caracteres que pueden presentarse en cuanto a la ausencia de pigmentos. Esta ausencia de pigmentos puede ocurrir solo en las flores, en la planta entera o en ambas, por otro lado puede que las flores simplemente sean blancas porque no necesitan colores para atraer a sus polinizadores.

Sin duda es ventajoso que todos usemos los términos adecuados de forma homogénea con el fin de entendernos sin dudar ante la descripción de una planta. Términos que según el país, la región o incluso la opinión personal de cada uno, se han ido utilizando indistintamente, probablemente de forma incorrecta, sin recabar en una justificación científica para cada uso. Con este árticulo pretendo aportar mi pequeño conocimiento en botánica para arrojar algo de luz a esto de los pigmentos de las orquídeas.

A diferencia de los animales, en las plantas existen dos tipos de metabolismo; metabolismo primario que depende directamente de la fotosíntesis y es vital para la planta. Es aquí donde se producen todos los procesos químicos que las plantas necesitan para sobrevivir de forma básica. Sus productos son variados y se conocen como metabolitos primarios.

Metabolismo secundario
Esquema del metabolismo secundario de las plantas. Fuente: Wikimedia

Por otro lado, tiene lugar de forma paralela el metabolismo secundario. Aquí es donde la planta realiza los procesos de síntesis de moléculas complementarias al metabolismo principal, algunos de los productos de este metabolismo son necesarios para la supervivencia, pero la mayoría no son esenciales. Son metabolitos secundarios por ejemplo; los terpenos entre los que estarían los aceites esenciales, los compuestos fenólicos como la lignina que es básica para el soporte estructural de la planta o los flavonoides como las antocianinas pigmentarias, los pigmentos que colorean las flores.

En plantas, el término albino solo debería emplearse para referirse a individuos con un fallo en la síntesis de las clorofilas, otros pigmentos fotosintéticos y/o la diferenciación incompleta de las membranas de cloroplastos. La formación de clorofilas y otros pigmentos fotosintéticos tiene lugar en el metabolismo primario. Es importante tener claro que estos pigmentos funcionales (todos los implicados en la fotosíntesis) son metabolitos primarios. Este fallo en el metabolismo primario puede ser debido a un factor genético,  aunque no siempre.

Puede ocurrir debido a otros factores como patógenos que provocan clorosis (deficiencia en producción de clorofila); falta de oxígeno, exposición prolongada a oscuridad, bloqueo del hierro, entre otras causas. Estos tipos de clorosis darán lugar a manchas blancas o más claras o una coloración amarillenta de las hojas o la planta entera, entre otros síntomas. Estos casos de clorosis, aunque afectan a los sistemas de pigmentos fotosintéticos, NO son casos de albinismo. El término adecuado para referirse a estas orquídeas con patologías es plantas cloróticas.

Neottia nidus-avis
Neottia nidus-avis, orquídea micoheterotrofa, no necesita pigmentos fotosintéticos.

Para no alargar el texto, sólo me centraré en el factor genético. La planta nace albina porque así se expresan sus genes, una planta no es albina por factores externos como mencionaba antes. Una planta albina, por tanto tendrá todos los tallos y hojas blancas o muy claras -cosa que no ocurre necesariamente en las flores de una planta albina que sí pueden tener su color normal-.

En general una planta albina está condenada a la muerte en poco tiempo. Sin pigmentos fotosintéticos no puede hacer la fotosíntesis y obtener la energía para el resto de funciones vitales, pero esto no siempre es así. Algunas plantas tienen estrategias para sobrevivir con ausencia de fotosíntesis.

Un ejemplo que nunca se da en orquídeas son las plantas parásitas que obtienen energía tomándola de otra planta verde que sí realiza la fotosíntesis a la que succionan los compuestos necesarios, de esta forma estas plantas parásitas se ahorran hacer la fotosíntesis y no necesitan los pigmentos fotosintéticos.

Un ejemplo de supervivencia que sí ocurre en algunas especies de orquídeas; mediante nutrición micoheterótrofa.

¿Qué es esto de la nutrición micoheterótrofa? La orquídea albina establece una relación de simbiosis con un hongo del suelo a través de sus raíces (micorriza). Este hongo a su vez tiene una simbiosis con las raíces de otra planta verde cercana que sí realiza la fotosíntesis, los compuestos de esta planta verde llegarán a la orquídea albina a través del micelio del hongo. De estas relaciones ya escribí más ampliamente en los  artículos “Pon un hongo en tu vida” y en “Orquídeas y redes”, donde también hay algunos ejemplos de orquídeas albinas.

En resumen, una planta es albina cuando en su totalidad es blanca o muy clara porque tiene un defecto genético que afecta a la producción de pigmentos fotosintéticos, nada que ver con sus flores.

Cephalantera longifolia
Orquídea albina. Cephalanthera longifolia en flor, que sobrevive año tras año gracias a su relación simbiótica micoheterotrofa con hongos del suelo. Foto: micotime.es

Se debe diferenciar, por tanto, el comentado concepto de albinismo en vegetales del concepto que afecta al cromatismo secundario cuando hablamos de plantas que presentan flores blancas o muy claras respecto a lo esperado, pero sus hojas y tallos permanecen verdes (o contienen pigmentos fotosintéticos importantes).

Las flores blancas o más claras respecto a las flores del espécimen tipo deben definirse como plantas con flores hipocromáticas, acromáticas o con bajo cromatismo, no como albinas, puesto que la planta tiene pigmentos fotosintéticos que se forman en el metabolismo primario. En el comercio de las orquídeas se usa para este tipo de plantas el término “alba” o “forma alba”, aunque también se usa para nombrar cultivares claros o con algunas piezas florales blancas que no necesariamente son hipocromáticas. Es mucho más sencillo para la venta al público generalista usar el término “alba” y no hipocromática.

Los pigmentos no fotosintéticos, los que utilizan las plantas para colorear sus flores o sus frutos, son metabolitos secundarios, por tanto su origen es del metabolismo secundario, que aunque se nutre del correcto funcionamiento del metabolismo primario, es independiente. Las flores son sólo el órgano reproductor de las orquídeas, es una parte ‘pequeña’ de la planta. ¿A alguien se le ocurriría llamar albino a un animal que solo tenga blancos sus genitales?

Los pigmentos que usan las plantas en sus flores son compuestos fenólicos, concretamente flavonoides y no tienen nada que ver con los pigmentos fotosintéticos. Por lo general, el hipocromatismo completo en las piezas florales suele tener un origen genético, fallos en los productos de la vía del ácido malónico o en las enzimas encargadas de su biosíntesis. No obstante también hay factores abióticos que pueden provocar el hipocromatismo en las flores, como pueden ser cambios en el pH y/o composición del suelo que actúa modificando la forma y función de las enzimas implicadas.

Orchis italica
Orquídea hipocromática. Ejemplar de Orchis italica.

No todas las orquídeas con flores blancas son hipocromáticas. Sólo podemos hablar de flores hipocromáticas cuando las flores son blancas respecto a la flor tipo o “normal”. Por ejemplo, las orquídeas que son polinizadas por animales nocturnos no necesitan pigmentos que no se verán en la oscuridad, por tanto serán blancas pero no hipocromáticas porque la planta tipo que describe la especie es blanca.

La industria en la ingeniería genética de flavonoides es una de las más lucrativas. Parte de su trabajo consiste en efectuar cambios en los genes de las células vegetales bien para la extracción en masa de estos productos o bien para lograr colores exóticos en flores de plantas ornamentales para la venta. Cuidado con la compra de orquídeas con flores azules, no son ni siquiera producto de ingeniería genética, son producto de un simple tinte y la siguiente floración será del color original de la orquídea.

Para terminar, es importante aclarar que el albinismo en plantas nada tiene que ver con el albinismo en animales, puesto que la fisiología es completamente distinta. En animales son siempre fallos genéticos en la vía de síntesis de la melanina que no tiene relación con el metabolismo que mantiene con vida al animal y que tampoco tiene nada tiene que ver con la hipocromía, una enfermedad que afecta a la sangre debido a una falta de hierro en la hemoglobina de los glóbulos rojos, ya sea por deficiencias en su absorción o bien por la forma defectuosa de la propia hemoglobina.

En conclusión, somos libres de usar los términos que queramos de forma coloquial, pero en un ámbito en el que queramos expresarnos correctamente con una justificación científica animo a familiarizarse con esta nomenclatura.

Artículos relacionados


1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.